Cuba – Plazas

Plaza de la Catedral de La Habana.

La riqueza arquitectónica cultural e histórica de Ciudad de la Habana la convierten en una ciudad única.

Son precisamente sus Plazas un elemento embellecedor que representa el ir y venir citadino.

Diapo. Vista aérea . Plaza de San Francisco de Asís

La UNESCO declaró al sistema de fortificaciones y al casco histórico Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Son muchas las plazas que adornan esta ciudad.

Hoy cito solo tres y tú te encargarás de descubrir otras tantas que compiten en belleza y explendor.

Plaza de la Luz

La Plaza de Armas junto a la Plaza de la Catedral de La Habana traen a la memoria el recuerdo del tiempo de la colonia.

Otra muy visitada es la Plaza de San Francisco de Asís

Su nombre recuerda al Convento de San Francisco de Asís , el edificio de la Lonja del Comercio y la Fuente de los Leones.

Pero la más relevante es la Plaza de la Revolución, obra del urbanista francés Jean Claude Forestier en la década del 20 .

Hasta 1959 se reconoció como la Plaza Cívica .

Actualmente La Raspadura se erige como el punto más alto de la Habana

Es una pirámide con 78.50 metros de diámetro , 112,75 metros hasta la torre de remate y sus 141.995 metros hasta las banderas y faros de la plaza.

Se encuentra ubicada en el municipio de nombre homónimo con una dimensión de 72,000 metros cuadrados .

Está rodeada de varios edificios emblemáticos entre los que se encuentran el Ministerio de Comunicaciones que arropa el mural del Comandante Camilo Cienfuegos en hierro fundido.

La Biblioteca Nacional de Cuba.

El edificio del Ministerio del Interior con su emblemático mural del Comandante Ernesto Guevara de la Serna.

El Teatro Nacional de Cuba

La Plaza de la Revolución ha sido testigo de manifestaciones multitudinarias, conciertos emblemáticos y desfiles de dimensiones extraordinarias.

Allí muchos de los habitantes de La Habana han disfrutado de esas jornadas que definen el carácter del pueblo de Cuba.

El ícono de esta plaza es sin duda alguna el monumento a Jose Martí. El mismo fue esculpido por Juan Jose de Sicre .

Este muestra al Apóstol sentado , con su brazo derecho apoyado en su pierna derecha y su mirada dirigida a toda una nación.

Una escultura que hará reflexionar de donde venimos y hacia dónde va esta digna Nación Cubana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *