Conozcamos el Big Ben

Historia

La Torre del Reloj es una torre de 96,3 metros de altura en cuya arquitectura superior se ubica un reloj de cuatro caras. Se trata de la tercera torre de reloj más grande del mundo y solo por eso merece ser visitada.

El Big Ben comienza a construirse como un nuevo palacio tras el incendio del 16 de octubre de 1984 en el que el Palacio de Westminster fue destruido. 

El famoso Charles Barry fue el arquitecto jefe del proyecto pero el diseño fue obra de Augustus Pugin, en contra de lo que muchos piensan.

Arquitectura

Respecto a su apariencia, la torre de estilo gótico cuenta con un cuerpo de 61 metros de altura que se complementa con  los 35 metros de la aguja de hierro superior.

Está construida en ladrillo pero con un ligero revestimiento de piedra caliza que le da un color especial, sobre todo cuando anochece.

Curiosidades

  • La campana pesa 2, 5 toneladas y costó 30 horas subirla a lo alto de la torre
  • La torre del Big Ben es de estilo neogótico y fue terminada en 1859 como parte del nuevo Parlamento al quedar el antiguo destruido en un incendio en 1834. Su diseñador fue Augustus Pugin.
  • El comienzo de su construcción coincidió con la subida al trono de la reina Victoria.
  • Durante la Segunda Guerra Mundial un bombardeo alemán dañó dos de sus esferas y parte de la torre se desplomó y aterrizó sobre la Cámara de los Comunes destruyéndola. A pesar de este incidente, el reloj siguió funcionando con precisión y dando las campanadas durante el Blitz.
  • En la base de cada esfera del reloj hay una inscripción en latín que dice: Dios guarde a nuestra reina Victoria I (DOMINE SALVAM FAC REGINAM NOSTRAM VICTORIAM PRIMAM)
  • Debido a ciertas condiciones del terreno sobre el que se levanta, entre ellas las obras para la extensión de la línea de metro Jubilee, el Big Ben tiene una ligera inclinación hacia el noroeste y ya se ha desplazado casi medio metro.

Parte de su historia nos deja confirmar que se trata de un reloj que soporta los fenómenos meteorológicos más adversos como puede ser la lluvia o la nieve. Además, por soportar los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial es todo un héroe de guerra.

Es importante recordar que este reloj no es solo famoso por su estética y por ser el símbolo de la ciudad de Londres sino por su precisión y fiabilidad en cuanto a la hora. De hecho, la cadena de radio de la BBC retransmite sus campanadas a diario.

.

Visita al Big Ben

Visitar este famoso reloj no te llevará mucho tiempo dado que no está permitido acceder a su interior, al menos para extranjeros. Sin embargo, los residentes del Reino Unido sí pueden acceder mediante la solicitud previa de visita en el Parlamento. Curioso, ¿no?

En cualquier caso, muchos de nosotros no querríamos acceder al interior con tal de no subir esas 334 escaleras de piedra que muchos ingleses han calificado como “demoníacas”.

En definitiva, puedes apreciar la belleza de la construcción del Big Ben desde su exterior y realizar multitud de fotografías desde distintos ángulos.

Además, puedes aprovechar ese mismo día para visitar el Palacio de Westminster, la Abadía de Westminster o el London Eye que se ve desde el Puente Westminster. Recuerda que la parada de metro más cercana es Westminster.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *